Violó al amiguito de su hijo, le hizo creer que estaba embarazada y lo estafó: no irá presa

El lamentable hecho ocurrió en Santa Fe. La mujer abusó sexualmente del adolescente e inventó una historia sólo para sacarle dinero.

Los habitantes de Villa Guillermina, una pequeña localidad de Santa Fe, están conmocionados. Una mujer de 34 años fue condenada por el abuso de un menor amigo de su propio hijo.

Las autoridades comprobaron que la agresora, “aprovechando la inmadurez sexual de la víctima”, usó su cuerpo para hacer que el adolescente, amigo de su propio hijo, le diera dinero.

La justicia verificó que Luciana Soledad Vera contactó lal menor a través de las redes sociales y luego de entrar en confianza le pidió 1000 pesos prestados. Después lo invito a su casa y ofreció pagarle la deuda con sexo.

Luciana Soledad Vera

Con el hecho consumado, lo engañó y le dijo que había quedado embarazada de esa única vez que tuvieron relaciones sexuales, por lo que le reclamó 10 mil pesos mas para pagar un aborto. Ante la situación, el adolescente cayó en un pozo depresivo y comenzó a faltar a a clases.

El muchacho se preocupó: necesitaba plata, la mujer estaba embarazada e iba a abortar. Los padres se enteraron de lo que estaba sucediendo a partir de un mensaje que ella le envió al adolescente y la mamá de la víctima detectó realizó la denuncia.

Los hechos ocurrieron entre 2016 y 2018. Tiene dos hijos adolescentes, uno de 13 y otro de 15 años; este último es amigo y compañero de estudios y de voley de la víctima.

El martes 5 de marzo pasado, la madre del menor denunció ante la Justicia el caso sufrido por su hijo y Luciana Vera fue detenida al día siguiente, y el jueves 7, en la audiencia imputativa, el fiscal Ríos solicitó prisión preventiva sin plazo, a lo que la jueza Claudia Bressán lo permitió.

En esa audiencia Ríos le atribuyó a Vera los delitos de hurto en concurso real con amenazas, abuso sexual con acceso carnal aprovechando la inmadurez sexual de la víctima y coacciones reiteradas, en calidad de autora.

Ante la solicitud de la defensa, y con la anuencia de la víctima, la magistrada convalidó un procedimiento abreviado para evitar el juicio oral y público. Bressán condenó a Luciana Vera a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional (es decir no irá presa), más la obligación de abonar 90.000 pesos en dos pagos a la familia del adolescente damnificado.

Luego de la investigación, el fallo interpretó que la acusada planeó todo a sabiendas de que los padres del joven, que son comerciantes, son de buen pasar económico.

Comentarios