“Orgullosa de limpiar culos” expresó cansada de que se rían de su trabajo

Una joven de 25 años se cansó de que muchos menospreciaran su trabajo y escribió una publicación en su cuenta de Facebook para dar a conocer la importancia y el gran valor que tiene su profesión

Sara Rodriguez Martinez, es el nombre de la protagonista de esta nota, que se empezó a hacer conocida luego de redactar una publicación en su Facebook con el titulo “El orgullo de limpiar culos” y que rápidamente se viralizó por las redes.

Y es que, la joven de 25 años, que en 2012 se recibió de Técnica en Atención Sanitaria, esta harta de escuchar la frase “trabajar aunque sea limpiando culos” como si fuera algo malo, y desató su furia mediante una publicación, donde plantea la poca importancia y desprecio que damos a algunas profesiones.

La publicación que fue subida por la joven el martes 29 de mayo, llegó a más de 90 mil compartidos, 112 mil reacciones y 25 mil comentarios, en tan solo 4 días.

Su texto se destacó en la prensa española, ya que enseña a dar valor a ciertos trabajos que son menospreciados por gran cantidad de personas.

La joven, contenta por la repercusión que generó su publicación, también contó cómo es su trabajo:

“Es un trabajo con una carga física importante, pero la carga emocional es casi un 70%. Te dicen que de 8 a 10.30 hay que dejar listas y desayunadas a 14 personas. Esta gente, como nos pasa a todos, también tiene días malos, días en los que no quieren levantarse. Nos exigen una mecanización del trabajo y eso es imposible si lo haces con humanidad”.

Y agregó:
“Por eso yo me declaro orgullosa de limpiar culos. Mi marido es barrendero y a él le llaman limpiacacas por limpiar la calle. Parece que porque limpiamos algo que la gente no quiere es un trabajo menos digno”. “Nos partimos la espada, pero nos parte más el alma”, dice sobre algunas de las situaciones más duras que ha presenciado en residencias de ancianos. Como el caso de una mujer a la que su familia abandonó un agosto y cuando llegó octubre ni siquiera tenía con ella ropa de invierno.

En la conversación con Verne, también habló de la falta de confianza que existe a la hora de hablar de los cuidados físicos de personas dependientes. Es consciente de que no todo el mundo se ve preparado para atender incluso a sus familiares cuando enferman y se los tiene que bañar o ayudarlos para ir al baño. Y es que, Sara, lo vivió en su propia casa cuando a sus hermanas y a ella les tocó cuidar a su padre.

Comentarios