Llegó de Brasil y fue escoltado a su casa, pero se escapó para ir a la costa

La Justicia de la provincia de Buenos Aires ordenó la captura del surfer que el martes pasado llegó de Brasil y se fugó hacia la localidad de Pinamar luego de que efectivos de la Gendarmería Nacional lo escoltaran hasta su domicilio del barrio porteño de Flores.

El juez Lino Mirabelli, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 2 de San Isidro pidió este miércoles al mediodía la captura del hombre de 27 años, identificado como Federico Llamas, que el pasado martes fue demorado en la autopista Panamericana luego de regresar de Brasil.

El surfista fue escoltado hasta su domicilio donde debía guardar aislamiento, pero luego de que las fuerzas de seguridad se retiraran incumplió la cuarentena obligatoria y se dirigió hacia Ostende, un balneario que pertenece al partido de Pinamar.

Tal como establece el artículo 205 del Código Penal, Llamas podría recibir una pena de entre seis meses y dos años por violar “las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una epidemia”. Su abogado sostiene que en la declaración jurada que firmó al ingresar al país aclaró que cumpliría la cuarentena en Ostende.

“Vengo de vacaciones, querida. ¿Vos dónde te vas? ¿A Miami? Yo no puedo irme a Miami, tengo que agarrar el auto e irme a Brasil”, fue la desagradable respuesta que ayer el surfer le dio a la trabajadora de prensa.

Comentarios